Home Compartir

3 minutos de lectura

¿Buscas ideas para jugar con los niños al aire libre? Te aconsejamos que organices juegos tradicionales porque además de diversión les aportan muchos beneficios a tus hijos. Mientras juegan se favorece la sociabilidad y la comunicación o aprenden normas de comportamiento. Te proponemos una serie de ideas de juegos tradicionales para que disfrutéis y compartáis tiempo con vuestros hijos. ¡A disfrutar!

Los momentos de compartir  juegos con tus hijos son muy especiales para los dos porque estáis compartiendo tiempo juntos, os estáis divirtiendo y además tus hijos están aprendiendo.
Si estás preparando un día de excursión con tus hijos es muy importante que tengas previstas algunas ideas para jugar con niños al aire libre. Durante los juegos estáis compartiendo tiempo juntos, os divertís y, además, los niños aprenden. Tienes diferentes alternativas para fomentar estos momentos tan especiales, lo puedes hacer a través de los juguetes educativosactividades divertidas los fines de semana y también organizando juegos al aire libre. Cuando jugáis en contacto con la naturaleza vuestros hijos reciben muchos estímulos positivos  para sus emociones y su aprendizaje y, también, se refuerza vuestro vínculo familiar.

Beneficios de los juegos tradicionales

Si has decidido organizar un día al aire libre, en familia o junto a amigos que tienen niños, después de seleccionar el sitio y preparar todo lo necesario para pasar una gran jornada, será muy importante tener previstas actividades para entretener a los niños. Una idea que os proponemos son los juegos tradicionales, porque os divertirá recordar con vuestros hijos algunas anécdotas de la infancia y además aportan muchos beneficios en el desarrollo de vuestros hijos. Basándonos en la publicación ‘Los juegos tradicionales en Educación Infantil. Diseño de un programa de Intervención’ de la Universidad de la Rioja, los juegos tradicionales son muy importantes porque::

  • Estimulan el desarrollo de la sociabilidad y favorecen la comunicación. Son juegos en los que participan muchos niños y al estar en contacto entre ellos, hablan, se ríen, se disminuye la timidez y se aprenden normas de comportamiento.
  • Son juegos psicomotores que promueven la actividad física.
  • Descubren el mundo exterior y elaboran los conceptos básicos de espacio y tiempo.
  • Les ayuda a crear un representación mental de su esquema corporal.
  • Desarrollan su capacidad perceptiva, como por ejemplo, la rítmico-temporal a través de las canciones.
  • Fomentan la capacidad de memoria.
  • Adquieren vocabulario.
  • Son elementos de transmisión cultural y de recuperación de tradiciones.

Ideas para jugar con niños al aire libre

Para facilitarte las siguientes propuestas nos hemos basado en la publicación ‘Los juegos tradicionales en Educación Infantil. Diseño de un programa de Intervención’ de la Universidad de la Rioja, en la que además de proponer juegos se hacen valoraciones a nivel didáctico. Estas explicaciones os servirán para conocer los beneficios que aportan a vuestros hijos cada uno de los juegos tradicionales. 

1) Carrera de sacos:

Además de pasarlo bien estarán trabajando el equilibrio y los niños aprenderán normas de comportamientoPara jugar os tenéis que poner cada uno dentro de un saco colocados en una fila horizontal. Con un silbato se dará el tiempo de salida y los participantes deberán intentar llegar a la línea de meta saltando sin caerse. El primero que llegue a la meta será el ganador. Podéis organizar una carrera entre los niños y otra entre los padres para que os vean jugar, ¡les encantará!

 

2) La Rayuela:

Este juego lo podréis realizar si os encontráis en un lugar en el que el suelo permite dibujar ‘La Rayuela’, con sus cuadrados y sus números del 1 al 10. Cada niño por turnos debe tirar su piedra en el número que le toque, empezando por el uno hasta el diez. El juego empieza tirando la piedra, sin salirse del cuadro, en el número uno. A la pata coja el jugador salta el cuadro del número uno y recorre el resto, sin pisar las rayas y sin salirse, así en cada turno avanzando hasta llegar al diez. Si al saltar o al tirar la piedra se pisan las rayas o se sale de los cuadros, el jugador pierde el turno. El ganador será el participante que recorra antes todos los números.


Este juego es muy divertido y, además, fomenta el respeto por los turnos, se trabaja el equilibrio y la coordinación, los niños aprenden a saltar a la pata coja y repasan los números.

3) Bolera con botellas y una pelota:

Este juego lo podéis crear vosotros mismos con botellas de plástico, que debéis llenar de arena, y con una pelota. Con esta actividad los niños aprenden a respetar los turnos y trabajan la coordinación óculo-manual.

La forma de jugar es muy sencilla, os recomendamos que organicéis equipos en los que se mezclen los padres y los hijos. Cada participante se coloca en la línea de distancia que se haya determinado y tiene tres intentos para hacer un pleno, es decir, derribar todos los bolos a la vez. Cada bolo que se derriba es un punto, en el caso de hacer pleno se consiguen 5 puntos extra y una tirada adicional. El equipo o participante que haya conseguido más puntos será el ganador.

 

4) Carrera de cucharas con un huevo duro:

Si los niños son muy pequeños podéis sustituir el huevo por bolas de material que no sea muy pesado, o bien, en lugar de llevar la cuchara en la boca pueden llevarla en la mano. Con este juego los niños potencian el equilibrio, favorecen el control postural, aprenden normas de comportamiento y a trabajar en equipo.

Tendréis que formar dos equipos que se pondrán en dos filas indias formadas detrás de la línea de salida, de manera que se competirá por parejas con una persona de cada equipo. Cuando se da el tiempo de salida deben llegar a la línea de meta y luego volver a la salida para dar el relevo a otro miembro del equipo. Si en ese trayecto se le cae la bola o la cuchara debe empezar otra vez el recorrido. El equipo que termine antes será el ganador. Podéis hacer una competición entre niños y otra entre padres, veros jugar y participar con ellos, ¡les hará muy felices!

 

 5) Juegos con canciones:  ejemplo ‘La Zapatilla’:

Os proponemos este tipo de juegos porque cuando las actividades llevan incorporadas rimas, una danza o una canción ayudan a que los niños se familiaricen con las pausas, las pulsaciones o las acentuaciones que van relacionadas con los movimientos. Además, desarrollan la capacidad de memoria y se favorece a la adquisición de vocabulario.


Para realizar el juego de ‘La Zapatilla’ todos los participantes se colocaran en círculo menos uno que está de pie fuera del círculo, con una zapatilla en la mano y dará vueltas mientras todos cantan la canción. Cuando la terminan, el que está de pie dice un número y todos cierran los ojos contando hasta ese número. Mientras, el jugador que está en pie deja la zapatilla detrás de alguien, al abrir los ojos quien la vea tiene que cogerla y salir corriendo detrás del participante que está de pie. Para ganar deberá de pillarle antes de que se siente en el lugar que ocupaba en el suelo porque, de lo contrario, habrá ganado el otro. El que pierda será el jugador que estará de pie en la siguiente ronda. Con este juego se potencia la capacidad de memoria y se aprende a respetar las normas del juego.

Además de los juegos tradicionales podéis utilizar juegos educativos que os ayudarán a fomentar el conocimiento de la naturaleza o juegos deportivos que favorecen el ejercicio físico y el desarrollo motriz de los niños.

Los juegos educativos son muy importantes porque ayudan a potenciar las habilidades sociales, cognitivas y las de control de las emociones que son habilidades naturales de los niños

 

New Call-to-action