Home Compartir

6 minutos de lectura

La educación emocional es imprescindible para el aprendizaje de los más pequeños. BBQ Emotions ayuda a los niños a entender y gestionar sus emociones para prepararlos tanto para su educación actual como para su futuro. ¡Descúbrelo!

La inteligencia emocional es primordial para que los niños adquieran un conocimiento pleno de sí mismos y se adapten al mundo que les rodea. A través de ella pueden entender de forma realista su identidad, necesidades, sentimientos y comportamientos permitiéndoles aceptar la diversidad. Los juegos de emociones para niños son una herramienta primordial para ayudarles a reconocer y gestionar sus sentimientos al tiempo que desarrollan su inteligencia emocional.

BBQ Emotions: el nuevo juego de emociones de Miniland

BBQ Emotions es el juego perfecto para promover la educación emocional en el aula entre niños de tres y seis años. A través de la psicomotricidad fina, los niños deben introducir en una brocheta cada una de las emociones como si fueran ingredientes de la misma.

El objetivo de estos juguetes educativos para niños es que dialoguen acerca de las emociones que experimentan y aprendan a reconocerlas y comprenderlas. Mediante BBQ Emotions los niños podrán reconocer, comprender e interpretar hasta 10 emociones distintas aplicando las diferentes modalidades de juego que permite. Además, el hecho de que permita jugar de forma colectiva y comunicativa promueve la inteligencia social y la inteligencia lingüística, al mismo tiempo que desarrolla la inteligencia emocional.

Cómo jugar con BBQ Emotions en el aula

Para que los niños puedan aprender a gestionar sus emociones mientras se divierten con esta brocheta gigante en el aula, BBQ permite multitud de variantes de juego. ¡Descúbrelas!

1. Juego de imitación: “Representad las emociones”

Esta dinámica de juego puede realizarse con dos o más niños separados en dos equipos equitativos. Cada grupo deberá interpretar diferentes situaciones mientras el contrario adivina la emoción que corresponde a esa actuación. Los pasos son los siguientes:

  1. El equipo A debe escoger una tarjeta e interpretar las cinco escenas que aparecer en ella delante del equipo B, contará con un minuto para cada una.
  2. El equipo B ha de observar detenidamente las actuaciones e incorporando las emociones que se experimentan en cada situación por orden en la brocheta.
  3. Tras terminar la representación de las cinco escenas y contar con la brocheta lista, ambos equipos deberán comprobar que el resultado es correcto comparándolo con la tarjeta.
  4. Las tarjetas cuentan con dos posibilidades de emoción por escena representada. Sin embargo, cada niño es libre de experimentar unos sentimientos diferenciados. Por ello, se puede iniciar un diálogo para comprobar las diferencias y descubrir por qué uno de los niños siente una emoción distinta.

2. Juego visual: “¿Cómo lo véis?”

En grupos de a partir de un jugador los niños deberán escoger las emociones que correspondan a las acciones representadas en las tarjetas y proponer emociones alternativas con sus demás compañeros. La dinámica de juego es la siguiente:

  1. Los niños se dividen en dos grupos equitativos y escogen una tarjeta del montón que ponen a la vista de todas los jugadores.
  2. El grupo A debe incluir en la brocheta la emoción que él experimenta en cada una de las cinco situaciones que aparece en la tarjeta hasta completarla.
  3. Este mismo grupo debe expresar en voz alta por qué ha seleccionado cada emoción para cada una de las escenas. Al mismo tiempo, el grupo B irá expresando una emoción alternativa a cada una de esas situaciones.
  4. Como en todas las actividades, todas las emociones son válidas aunque existen algunas que tienen más sentido por la lógica del contexto.

3. Juego Narrativo: “Contad una historia”

En equipos de una persona o más, los alumnos deberán contar una historia en cinco pasos mientras el otro grupo selecciona la emoción que corresponde a cada uno de ellos. Los pasos del juego son los siguientes:

  1. El equipo A debe contar una historia, real o inventada, sobre un personaje que vive cinco situaciones diferentes en un día.
  2. El equipo B debe colocar en la brocheta una emoción por cada una de las situaciones que ha explicado el primer equipo.
  3. Tras completar la brocheta, el equipo B preguntará a los narradores de la historia si las emociones se corresponden con las partes de la historia que han contado.
  4. Finalmente, el equipo B deberá darle la vuelta a la brocheta y cambiar las situaciones de la historia inicial lo suficiente como para poder adaptarse a las emociones que aparecen en la otra cara.

¡Aplica la educación emocional en el aula con BBQ emotions, un divertido juego que desarrolla las inteligencias múltiples y promueve el aprendizaje colectivo!

New Call-to-action