Home Compartir

Pautas y ejercicios para niños con déficit de atención

Miniland Educational: Playing today, for tomorrow

Por Miniland

noviembre 7, 2016

9 Minutos de lectura

Los alumnos con TDAH requieren un trato especial en el aula. Por ello, aquí te facilitamos algunas pautas y ejercicios para niños con déficit de atención.

El TDAH o trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una patología neurobiológica que se da en la infancia y cuyos síntomas principales son la dificultad para mantener la atención, el exceso de movimiento o hiperactividad y las dificultades para controlar la impulsividad. Según los datos que maneja la FEAADAH (Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad), el TDAH afecta a un 5% de la población infantil, por lo que está considerado uno de los transtornos más importantes dentro de la psiquiatría infantil.

Tratar con un niño con déficit de atención o hiperactividad es complicado y, más aún, para los profesores que los tienen en sus clases. Los niños que padecen este trastorno presentan, lógicamente, dificultades a la hora de aprender, por ello los docentes deben adaptar sus enseñanzas a este tipo de alumnos. Estas son algunas de las pautas para niños con déficit de atención que suelen aplicar los maestros en sus clases:

  • Presentar la información de manera visual: Captar la atención de un niño con TDAH requiere mucho esfuerzo, sobre todo cuando el contenido se está dando de forma oral. Por eso, se recomienda acompañar las lecciones teóricas con diapositivas o imágenes que atraigan al alumno.

post tdah_a.jpg

  • Sentarle en una zona tranquila del aula: Dado que su facilidad para distraerse es mayor que la de otros niños, es aconsejable ubicarlo en un lugar de la clase en el que haya pocas distracciones. Por ejemplo, hay que mantenerlo alejado de ventanas o zonas de paso y preferiblemente sentarlo en las primeras filas.

  • Buscarle un compañero adecuado: Para sentarse en clase o para realizar actividades por parejas es conveniente emparejarlo con un compañero con un perfil tranquilo y responsable con el que, además, tenga una buena relación. Así se fijará en él y le tomará como referencia a la hora de comportarse

  •  Explicarle las actividades personalmente: Aunque primero se realice una explicación colectiva para todos los alumnos, es conveniente volver a explicarle la actividad a él solo e, incluso, si es necesario comenzar a realizarla junto a él para comprobar que entiende la finalidad del ejercicio.

 
  • Intercalar actividades teóricas y prácticas: En alumnos con hiperactividad es difícil conseguir que se mantengan sentados durante mucho tiempo. Por ello, lo mejor es alternar ejercicios teóricos con otros más prácticos en los que puedan moverse libremente por el aula. Así no se saturará y a la hora de estudiar estará más centrado.

post_tdah_b.jpg

  • Mejor calidad que cantidad: Dado que a los niños con TDAH les cuesta mucho más aprender, algunos maestros tienden a saturarlos con deberes extraescolares que después no son capaces de terminar. Vale la pena mandarles pocos ejercicios pero que los hagan bien que al revés. De esta forma tanto él como tú iréis percibiendo su evolución.

  • Ayuda psicológica, además de pedagógica: No todos los problemas de estos alumnos se centran en lo educativo, en ocasiones la solución se encuentra en aspectos de ámbito psicológico. Para ello, es conveniente alinearse con sus padres y consensuar reuniones para tratar los aspectos a mejorar a nivel emocional entre ambas partes.

  • Las normas por escrito: Para evitar conflictos con otros alumnos, y con su conducta en el aula en general, es adecuado fijar las normas de la clase por escrito e ilustrarlas. Para ello, lo mejor es plasmarlas sobre una pizarra, como esta magnética de Miniland Educational, y colgarlas en una pared cerca de donde se siente el alumno para que las tenga presentes.

Ejercicios para alumnos con TDAH

Es importante integrar al alumno en la clase y hacer que se sienta como uno más, pero seguramente necesite realizar algunos ejercicios al margen o en horas extraescolares para tratar sus síntomas y mejorarlos. Aquí tienes algunos ejemplos de actividades que pueden ser de ayuda en este sentido:

  • Un ejercicio bastante conocido y útil consiste en instar al alumno a guardar una serie de objetos dentro de una caja. Una vez están todos guardados, el alumno tendrá que indicar qué objetos son los que ha colocado en el interior de la urna. Es una actividad que estimula la memoria y que obliga al niño a concentrarse en lo que está haciendo.

  • Otra opción es colocar sobre una mesa una serie de objetos o figuras en un orden determinado, pedir al alumno que se fijen en cómo están colocados y después cambiarlos de orden. El niño deberá recolocarlos según estaban inicialmente, de manera que estará trabajando la capacidad de retención del cerebro. Para esta actividad puede ser muy útil la caja de Miniland Educational con figuras modulables para construir cubos, triángulos, etc.

  • Una actividad centrada en la capacidad de atención consiste en pedirle al niño que diga una letra o un número. Después hay que recitar una lista de números o letras y pedirle al alumno que cuando oiga la que él ha elegido haga una señal como, por ejemplo, levantar la mano o dar una palmada.

Educational School