Home Compartir

Aspectos positivos de hacer los deberes en familia

Miniland Educational: Playing today, for tomorrow

Por Miniland

noviembre 9, 2016

6 Minutos de lectura

En medio de la polémica sobre si los niños deben hacer deberes o no en el hogar, recalcamos los aspectos positivos que tienen si se hacen en familia.

En los últimos tiempos se ha abierto un debate a nivel social sobre si es conveniente que los niños hagan deberes en casa después del colegio. Los partidarios arguyen que éstos contribuyen a crear un hábito de estudio en los alumnos y a reforzar lo aprendido en el colegio, mientras que los detractores consideran que la sobrecarga de deberes puede provocar que los niños se saturen y pierdan el interés por el estudio.

Lo cierto es que, según el informe ‘Panorama de la Educación 2015’ elaborado por la OCDE, España es el país con más horas lectivas de toda la Unión Europea, por lo que muchos consideran innecesario extender el tiempo de estudio al hogar.

 

El problema no está en la tarea en sí (nadie pone en duda el papel de los deberes en el aprendizaje infantil), sino en el tiempo de dedicación y en la cantidad. Para que los deberes cumplan con su función didáctica, no deberían suponer más de una hora diaria de ocupación, tal y como asegura un estudio realizado por la Universidad de Oviedo. Además, para que éstos sean más efectivos es conveniente que uno de los progenitores ayude al niño en la tarea. Hacer los deberes en familia tiene muchas ventajas y estas son algunas de ellas:

 

  • Fortalece la confianza entre padres e hijos: Sentarte con tus hijos mientras hacen los deberes es una buena manera de hacerles entender que estás ahí para ayudarles. No se trata de que hagas tú los ejercicios, sino de que resuelvas sus dudas en el caso de que las tengan. De esta forma, perderán el miedo a preguntar cuando necesiten ayuda y recurrirán a ti siempre que la necesiten.

 

 

  • Crea hábitos de trabajo en los niños (y también en los progenitores): Para que los niños asuman como una rutina hacer los deberes, lo mejor es fijar una hora concreta del día para ello. De esta manera, para tus hijos no será tan pesado realizar el trabajo extraescolar porque con el tiempo lo asumirán como una tarea diaria más. Si, además, predicas con el ejemplo y al mismo tiempo que él hace los deberes tú te dedicas a hacer otra labor, el niño asumirá mejor su responsabilidad.

 

  • Genera autonomía en los pequeños: Uno de los principales objetivos de los deberes es que los niños tengan la capacidad de resolver los diferentes retos que les plantea la enseñanza por sí solos. Si estás presente mientras los hacen pero no te inmiscuyes, incentivarás su autonomía pues serán capaces de hacerlos por sí mismos y solo te consultarán en caso de duda.

 

  • Fomenta la implicación de padres e hijos: El principal referente de cualquier niño son sus padres, por lo que valoran especialmente la implicación de éstos con todo lo relacionado con sus vidas. Si tus hijos ven que estás pendiente de ellos mientras hacen los deberes y que les ayudas a corregirlos, percibirán tu interés y, por lo tanto, ellos también se mostrarán más receptivos a comprometerse con otros aspectos familiares.

 

  • Promueve la eficiencia: Hacer los deberes es muy importante, pero también es esencial que los niños dispongan de un poco de tiempo de ocio todos los días, ya que no hay que olvidar son críos y necesitan jugar y divertirse. Si les haces entender que tras los deberes podrán salir a jugar con sus amigos, serán más eficientes y tardarán menos tiempo en hacerlos. Eso sí, deberás estar pendiente para que hacerlos rápido no se traduzca en hacerlos mal.

 

 

  • Instaura reglas en el hogar: Lo mejor a la hora de hacer los deberes es fijar un horario y seguirlo a rajatabla. Si el niño sabe que nada más terminar las clases debe ir a casa a hacer los deberes, cumplirá con su obligación para después poder disfrutar de su ración de tiempo libre. Estas reglas, además de positivas para tu hijo también lo serán para ti y tu familia, ya que os ayudarán a estar más organizados y a tener una planificación.

 

  • Refuerza valores esenciales: Hacer los deberes en familia, más allá de contribuir a consolidar las lecciones aprendidas en la escuela, también es positivo para inculcar en tus hijos determinados valores como el trabajo en equipo, la colaboración, la responsabilidad, la asunción de obligaciones, etc. Es importante aprovechar ese tiempo en familia para sacarle el máximo partido.

 

A pesar de las múltiples ventajas que tiene que los padres ayuden en los deberes de los niños en el hogar, siempre es conveniente que consultes con el profesor de tus hijos para trazar una estrategia conjunta. Si, aparte de los ejercicios extraescolares, quieres que tus hijos continúen aprendiendo durante su tiempo de ocio, una buena opción son los juegos y juguetes educativos. En Miniland Educational somos expertos en ello y contamos con un amplio catálogo de productos para que los niños se diviertan y, al mismo tiempo, no dejen de aprender.

 

Educational Family