<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

3 Minutos de lectura

Ayudar a un niño a estudiar para un examen es una tarea diaria que deben de hacer conjuntamente los padres y el hijo. Los niños han de aprender hábitos de estudio y estar motivados a ir a clase de esta manera conseguirán éxito en su aprendizaje. Te contamos cómo ayudar a vuestro hijo a estudiar cada día para llegar a un examen totalmente preparado.

El Instituto Nacional de Estadística, INE, señala que en 2017 en España las cifras del abandono temprano de la educación-formación son del 21,8% para los hombres y 14,5% para las mujeres. La de los hombres solamente es superada por Malta, y la de las mujeres por Malta y Rumanía. Que los niños continúen sus estudios y tengan buenos resultados académicos es una preocupación de los padres que se hace extensible a la comunidad educativa y la sociedad en general. El portal Educaweb hace una reflexión sobre la causa del fracaso y señala que  se debe a una falta de concentración y de atención por parte de los alumnos, muchos de ellos están desmotivados en clase y no tienen ganas ni de aprender ni de hacer cosas en el aula. También existen trastornos en el aprendizaje y “muchas veces los niños dejan de asistir a la escuela por dejadez de los padres o por problemas en la familia”.


Desde que son pequeños, los padres y los profesores tienen que hacer un trabajo conjunto para que los niños estén motivados para querer aprender y asistir a clase. Cuando llegan los exámenes, una época muy dura para los niños, los padres tenéis que estar a su lado. Es aconsejable que previamente le hayáis enseñado hábitos y métodos de estudio para que sea autónomo a la hora de estudiar y que entienda que es su responsabilidad.


Cómo ayudar a un niño a aprender a estudiar para un examen

  1. Motivación

El compromiso es uno de los valores que deben de adquirir los niños. Establecer objetivos y comprometerse a conseguirlos ayudará a vuestro hijo a estar motivado para alcanzar sus metas académicas. Es importante que establezcáis que los estudios son una prioridad. Las tareas escolares deben ser lo primero que haga cada tarde cuando llegue del colegio, después, podrá jugar o hacer otras actividades.


Además, para que esté motivado es importante crearle seguridad en sí mismo, como padres debéis de enseñar a vuestro hijo a que crea en él y a valorar los logros y su esfuerzo. También es muy importante que aprenda a hacer frente a las frustraciones. Los niños deben de recibir una educación emocional para identificar y gestionar las emociones. En Miniland somos conscientes de  la importancia y hemos desarrollado juegos educativos para trabajar las emociones y los valores.


  1. Establece una zona de estudio adecuada

El lugar de estudio de vuestro hijo debe de ser tranquilo, sin ruidos y estar ordenado con todo el material que necesite para estudiar y hacer los deberes. La iluminación es muy importante, es conveniente tener luz natural, y que la mesa y las sillas le permitan adoptar una postura correcta a la hora de estudiar. Controlad que no haya cerca elementos que le distraigan como son el móvil, la tablet o los juguetes. En la educación de vuestros hijos siempre hay que poner límites y los niños deben de saber que hay unas normas y hábitos que hay  que seguir. En ocasiones estos aparatos forman parte del  método de enseñanza en las que se mezclan el juego real con las nuevas tecnologías, y en ese caso los padres debéis de de controlar la correcta utilización para que no haya distracciones.  


  1. Crear el hábito de estudio

Es muy importante que los niños vayan adquiriendo el hábito y que cada día dediquen un tiempo a estudiar, que aprendan a no dejar las cosas para el último momento.


  • Cada día deben de estar organizadas y planificadas todas las tareas que tiene que realizar.
  • En clase debe de estar atento para poder coger unos buenos apuntes y entender lo que ha explicado el profesor. Además, es el momento de hacer preguntar para que no se le queden dudas sobre la materia que se ha tratado en clase.
  • La forma de tomar apuntes es clave a la hora de estudiar de manera más fácil y adecuada. Vuestro hijo debe de aprender a escribir las ideas principales con títulos y apartados, porque luego será más fácil estudiar.
  • En casa enseñarle a realizar una lectura comprensiva para entender lo que le han explicado.
  • Después hay que subrayar las ideas importantes y realizar esquemas que permitan que a simple vista se vean las ideas relevantes. También ayudan a comprender y posteriormente retener los contenidos de cada materia.
  • El siguiente paso es que vuestro hijo aprenda a hacer un resumen con sus propias palabras de los que ha leído.
  • Una buena técnica para repasar la materia es hacerle preguntas para que las responda. De esta manera comprobaréis si ha comprendido los contenidos y, además, si está preparado para enfrentarse al examen. Esta técnica también la podéis practicar todos los días porque le ayudará a la hora de aprender y entender la materia.  
  • Te aconsejamos que habléis con el maestro de vuestro hijo para que os aconseje sobre las técnicas de estudio que mejor se adecuen a cada materia para facilitar la comprensión y aprendizaje.

  1. Conocer el tipo de examen

Vuestro hijo debe de interesarse por conocer el estilo de examen: tipo test, preguntas a desarrollar etc. Esto le ayudará a prepararse mejor la prueba.


  1. Tranquilidad a la hora de empezar el examen

Cuando llegue el momento del examen debe de estar calmado, leer bien las preguntas y con tranquilidad, responder primero las que sean más fáciles y no tener vergüenza de preguntar al profesor cualquier duda que tenga. Debe de saber que ha estudiado, que se ha esforzado y tener confianza que va a salir bien.


  1. Descansar y comer bien

Es muy importante que vuestro hijo lleve una vida saludable comiendo una alimentación sana y descansando todos los días las horas que correspondan a su edad. Según la Guía Práctica Clínica sobre Trastornos del Sueño en la Infancia y Adolescencia en Atención Primaria  “a los 2 años se establece un promedio de 13 horas de sueño al día” y entre los 6 y los 10 años este promedio es de 10 horas al día.


La implicación de los padres en la educación y aprendizaje de sus hijos es vital. Después de los deberes y estudio diario podéis compartir con vuestros hijos momentos de juegos. En Miniland sabemos de la importancia del juego como herramienta educativa y creamos juguetes educativos adaptados a las nuevas técnicas de enseñanza que os servirán para que compartáis momentos con ellos al tiempo que se divierten, aprenden y muestran sus emociones.

 

New Call-to-action