<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Home Compartir

8 Minute read

“La educación emocional nos da la oportunidad de educar a ser y convivir”

Licenciada en Psicología, Maestra de Infantil, Primaria y Pedagogía Terapéutica. Lleva más de 20 años enseñando a niños y niñas, pero últimamente sus alumnos son además sus compañeros de profesión. Nominada a la mejor docente de España por los Premios Educa Abanca, en los últimos tiempos son muchos los seminarios, congresos o talleres que imparte para propagar la educación emocional en las aulas. Coautora del blog   y del libro, “Programa RETO, actividades de educación emocional para niños de tres a doce años” de la editorial Editorial Descleé de Brouwer.  

 

  1. Cuéntanos, ¿qué te ha llevado a trabajar las emociones en clase y hacer de esto tu seña de identidad como docente y psicóloga?

Siempre he pensado que educar la parte emocional de mis alumnos y alumnas era igual de importante que educar la parte cognitiva. He intentado dotar a mi alumnado de las competencias emocionales necesarias para su desarrollo integral. Mi lema, sin duda, está recogido en esta cita de Aristóteles:Educar la mente sin educar el corazón no es educar en absoluto”.

 

  1. ¿Cuáles son los beneficios de trabajar las emociones en el aula?

Muchísimos, difíciles de explicar ampliamente en poco tiempo. Enumerando las más importantes encontramos que el niño y la niña amplía su vocabulario y conciencia emocional, también es capaz de expresar lo que siente y poco a poco aprende a desarrollar su autoestima y, muy importante, el respeto a los demás. También descubre sencillas técnicas para aprender a relajarse y desarrolla su atención y creatividad.

 

  1. Qué interesante lo que expones y lo mucho que favorecería el día a día de la escuela y las relaciones personales. ¿Introducir la educación emocional en el sistema educativo ayudaría a reducir el impacto de problemas tan graves como el bullying, la apatía o la depresión entre los alumnos?

 

La prevención es la clave, si dedicamos espacios y tiempos a entrenar a los alumnos y las alumnas en la resolución de conflictos, trabajar el respeto a las diferencias, aprender a identificar y expresar las emociones, desarrollar la empatía… estoy convencida de que dejaremos de hablar de problemas como acoso escolar.

 

 

  1. ¿En qué consiste tu programa de educación en valores?

Está basado en mi libro, un manual que buscan reivindicar la importancia de trabajar el manejo de las emociones con los niños y multiplicar las escuelas que lo hacen. RETO significa Respeto, Empatía y Tolerancia. Los grandes retos de la educación del siglo XXI son enseñar a nuestro alumnado a ser y a convivir. Se trata de un programa de educación emocional destinado a los niños y las niñas de tres a doce años. Principalmente para establecer una línea de trabajo común en la escuela, son actividades sencillas y prácticas secuenciadas por trimestres y cursos. Los objetivos son enseñarles a identificar, expresar y gestionar las emociones, entrenarlos en la resolución de conflictos a través del diálogo, presentarles diferentes técnicas para aprender a relajarse y trabajar el respeto a las diferencias.

 

  1. La convivencia está muy presente ¿Cómo pueden ayudar los maestros y maestras a mejorarla?

Para mí la convivencia es un tema que se tiene que abordar en equipo. El mejor instrumento para educar las emociones es ellos, los maestros, por eso siempre les digo en mis formaciones que les guiaré en sus primeros pasos pero que luego volarán solos. Creando espacios para la resolución de conflictos como el rincón de la amistad o el banco de la paz destinado a la mediación de patio. Y espacios de calma destinados a la relajación.

 

  1. Ahora que ha acabado el curso y todos los profesores estáis preparando el nuevo, ¿la educación emocional puede favorecer una adaptación menos difícil y más feliz al nuevo curso escolar, sobre todo para el alumnado infantil?

La educación emocional nos abre la puerta al mundo de las emociones dándonos la oportunidad de educar el ser. Un niño se debe sentir seguro y feliz en la escuela para poder producirse el proceso de aprendizaje. Enseñar a los niños a expresar lo que sienten, respetar a sus compañeros, crear un vínculo emocional consciente con su maestro, es el gran reto de la educación actual.