Home Compartir

6 minutos de lectura

Cada persona, cada niño, aprende a un ritmo, desarrolla más unas destrezas que otras y asienta conocimientos de una manera distinta. Esta idea define perfectamente el modelo educativo inspirado en las inteligencias múltiples. ¿Quieres saber en qué consiste y cómo aplicarlo en el aula? ¿Sabías que hay juguetes que potencian los distintos tipos de inteligencia? ¡Hoy te lo explicamos!

Howard Gardner, profesor de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universidad de Harvard, es el responsable de la teoría de las inteligencias múltiples. Gardner defiende que la inteligencia es una red de conjuntos autónomos y semirelacionados que dependen de cada cultura. En esencia las inteligencias múltiples se reflejan en la capacidad individual de afrontar y resolver problemas y de crear productos con alto valor.  

El sistema educativo actual, lejos de muchas de las nuevas enseñanzas innovadoras, parte de que todos los niños aprenden de la misma manera. La teoría de las inteligencias múltiples se basa en la idea contraria. La enseñanza se adaptará al tipo de inteligencia que predomine en el alumno y a su capacidad. La educación desde este punto de vista apuesta por la singularidad, el aprovechamiento de los principales talentos del niño, y la experimentación. Según Gardner "cada ser humano tiene una combinación única de inteligencia. Éste es el desafío educativo fundamental”. Un desafío que se basa en estimular adecuadamente cada una de las 8 inteligencias detectadas en el ser humano: la lingüístico-verbal, la lógico-matemática, la espacial, la musical, la corporal-kinestésica, la inteligencia intrapersonal, la interpersonal y la naturalista.

Juguetes e inteligencias múltiples

Los juegos y juguetes pueden convertirse en un elemento clave para estimular cada una de estas inteligencias. En Miniland hemos creado una amplia gama de juguetes educativos que conectan con esta teoría a nivel práctico y que permite al niño aprender jugando. Si apuestas por las enseñanzas innovadoras estos juguetes pueden ayudarte:

Inteligencia lingüístico-verbal

Hay muchos juegos que fomentan la libre expresión y que impulsan la imaginación. De manera más libre otra buena opción para activar esta inteligencia es usar el recurso del teatro en el aula. ¿Qué tal apostar por la recreación de situaciones a través de la improvisación? Los niños consiguen vencer limitaciones, ser más expresivos y mejorar su oratoria.   

Inteligencia lógico-matemática

Toda la línea STEM es válida para impulsar estas habilidades pero destacamos juegos de ensamblaje y construcción como el Display Pixel Craft Challenge. Este juego estimula la concentración y la atención al tiempo que ejercita el razonamiento lógico matemático y la creatividad. Existe una amplia gama de juguetes para trabajar esta área de forma muy efectiva. 

Miniland Blogimage 500x180 (69).png

Inteligencia espacial

Es posible impulsarla con juguetes como el Maze Balance Board, un juego de equilibrio para construir diferentes recorridos y laberintos por los que deslizar una bola. Esta dinámica desarrolla la orientación espacial y ejercita la precisión y la coordinación de movimientos.

Inteligencia musical

Facilitar el contacto directo con la música es esencial. Disponer de instrumentos de sencillo manejo en el aula y, al tiempo, dedicar momentos para escuchar música, cantar o bailar puede ser suficiente para despertar esta inteligencia creativa.

Inteligencia corporal-kinestésica

La coordinación de movimientos, la psicomotricidad, se puede trabajar a través de juguetes y acciones lúdicas. Proponer retos, ejercicios básicos de pilates o equilibrio… dedicar momentos a la gimnasia o a la elasticidad corporal será básico. En el aula sería conveniente disponer de complementos como las gomas y cuerdas para saltar o los hula hoops o aros.

Inteligencia intrapersonal

Impulsar esta inteligencia no es sencillo. Que el niño comience a conocerse a sí mismo es difícil pero puede conseguirse a través de distintas dinámicas. Una de las más efectivas es la que implica realizar ejercicios lúdicos de libre expresión para que piensen en sus aspiraciones, sus desafíos y aquello que les define. También será conveniente usar juguetes que planteen retos, que les hagan pensar y reflexionar sobre opciones y límites, caso del Mecathech, un juguete de construcción de tipo mecánico con múltiples montajes.

Inteligencia interpersonal

El juego grupal ayuda al niño a desarrollar su capacidad de trabajo en equipo, mejora su socialización e impulsa su empatía. Hay muchas opciones divertidas para impulsar esta inteligencia relacional. 

Inteligencia naturalista

La sensibilidad hacia el mundo natural también se puede trabajar e incentivar. Juegos al aire libre son adecuados para fomentar el apego a la naturaleza.  
Inteligencias multiples.png

Aplica la teoría de las inteligencias múltiples en el aula

La inteligencia no es un todo inalterable en el tiempo ni funciona como una unidad. Este modelo pone en valor el trabajo, el esfuerzo permanente y la capacidad de aprender y crear para hacer que el niño evolucione y saque partido a su potencial. Si aplicamos estas máximas en el aula conseguiremos grandes resultados. Adaptar la teoría a las enseñanzas innovadoras exigirá que tengas en cuenta aspectos fundamentales:

1. Analiza a tus alumnos, encuentra la singularidad.

En la medida de lo posible hay que personalizar la enseñanza de las materias. Según Gardner cada vez más los profesores serán guías. Como guía debes saber cuáles son las potencialidades y habilidades de tus alumnos. Cada niño tendrá unas necesidades, una forma de adquirir conocimientos, unas cualidades innatas que deberemos impulsar. El maestro deberá adaptar los temarios y respetar el ritmo de cada niño. Es evidente que en clases reducidas y con mayor apoyo docente esta adaptación funcionará mucho mejor. Ese es el mayor problema que presenta este modelo educativo.

2. Utiliza de forma intensiva herramientas informáticas.

La revolución digital ha transformado la enseñanza. La educación personalizada se hace realidad gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías. Es posible enseñar de otra forma las materias de siempre para obtener grandes resultados y adaptarse al máximo a cada alumno. Howard Gardner sólo ve viable este modelo aplicado a la educación usando las nuevas tecnologías en el aula. En el futuro el software centrado en las distintas áreas de conocimiento será la base sobre la que aprender y mejorar habilidades respetando los ritmos de cada individuo. Con estos recursos cada alumno podrá avanzar según sus posibilidades y el profesor actuará para aclarar conceptos, guiar al niño, y descubrir y potenciar la manera en la que este aprende.

Miniland Blogimage 500x180 (70)-1.png

3. Apuesta por la experimentación directa.

Siempre que te sea posible incentiva que tus alumnos aprendan a partir de la práctica. Los conocimientos se adquieren de manera más simple y efectiva cuando llegan a partir de la experimentación. La teoría de las inteligencias múltiples destaca que las personas de mayor éxito serán aquellas que dispongan de mentes emprendedoras capaces de usar los recursos propios y externos. Como docente puedes programar actividades al aire libre para explicar naturales, pequeños experimentos y usar juguetes para las inteligencias múltiples. La línea STEM de Miniland hace posible trabajar la lógica matemática de manera divertida. 

4. Ahonda en el trabajo en equipo y aprovecha la diversidad del aula.

Unir a niños con distintas perspectivas, habilidades y pasiones es efectivo. El alumno debe saber colaborar, trabajar con otros y evitar que sus carencias sean un impedimento para conseguir lo que desea. Impulsa trabajos grupales y configura equipos con niños que tengan distintos tipos de inteligencias. El beneficio es triple: los pequeños aprenden del resto, mejoran sus habilidades relacionales y se preparan para las exigencias de la sociedad futura. Al trabajar en equipo se fomentan valores sociales como la colaboración y la empatía y se favorece el autoconocimiento.

5. Recuerda que las emociones impulsan el conocimiento.

Los mejores aprendizajes de la vida se hacen jugando. Nunca dejes a un lado el entretenimiento en el aula. Todo aquello que despierta una emoción se ancla de manera mucho más efectiva en la mente del niño. Usa recursos que les hagan sentir, invítales a crear, a soñar… La neuroeducación ha demostrado que emoción y conocimiento también van de la mano.  

New Call-to-action