Home Compartir

La RAE considera importante el juguete en el desarrollo infantil

Miniland Educational: Playing today, for tomorrow

Por Miniland

octubre 10, 2016

8 Minute read

El  juguete es “un objeto con el que los niños juegan y desarrollan determinadas capacidades” según la nueva definición que encontramos en el XXIII Edición del Diccionario de la Real Academia Española (RAE).

 Esta acepción se añade a la existente hasta el momento, que definía el juguete como “objeto que sirve para entretenerse”.

- La nueva definición de juguete en el Diccionario de la RAE apoya el concepto que Miniland Educational viene desarrollando desde hace 20 años
- El juguete es definido como un objeto con el que, además de entretenerse, los niños desarrollan determinadas capacidades

Con esta nueva acepción, la importancia del juguete en el desarrollo evolutivo de los más pequeños ha quedado plasmada. Así se enfatiza el hecho de que el juguete, además de divertir a los más pequeños, fomenta el desarrollo de determinadas aptitudes y capacidades en los niños,  tanto en su dimensión física o  psicológica como en la emocional y la social.

Miniland Educational considera alcanzada una de sus metas fundacionales

Miniland Educational, marca española líder en el mercado europeo de juguetes educativos, ve con satisfacción cómo se alcanza una de sus metas fundacionales: “Lograr que el juguete evolucione de ser un simple instrumento lúdico a convertirse en un auténtico vehículo para la adquisición de nuevos aprendizajes y el desarrollo de las aptitudes y capacidades del niño”.

Así, desde su fundación en 1996 y su presentación en la Feria Internacional del Juguete de Nuremberg en 1997, Miniland Educational apuesta por el desarrollo de “juguetes lúdicos y divertidos con un marcado componente educativo, formativo y evolutivo”. Los juguetes educativos de Miniland Educational han logrado un alto grado de implantación en centros educativos y ludotecas. En la actualidad, estos juguetes van consolidando también su presencia entre aquellas familias con una mayor conciencia sobre la necesidad de favorecer el juego educativo también en casa.

Para los responsables de Miniland Educational “esta nueva definición supone un reconocimiento de la RAE y la sociedad en su conjunto a la labor que venimos desarrollando tanto los fabricantes de juguetes educativos como las entidades que nos apoyan y representan”.

Por su parte, Jose Antonio Pastor, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, se muestra muy satisfecho con la nueva definición: “Esta nueva definición, que aparentemente modifica pequeños matices, es realmente un cambio conceptual muy importante, que por otra parte refleja mejor lo que la sociedad entiende por juguete y, sobre todo, el uso que los profesionales de la infancia hacen de los juguetes.

La industria responsable hace un gran esfuerzo en seguridad, en calidad, en originalidad y valor de juego, en solidaridad y formación en valores, se autoimpone normas éticas en el campo de la comunicación y el de la fabricación, y todo este esfuerzo sólo tiene recompensa si tanto los padres, como los educadores, psicólogos y demás profesionales del mundo de la infancia le dan a los juguetes su lugar primordial en la principal función de la niñez, que es el juego”.

Esperamos que este cambio motive a la Administración, haga suya también esta definición del juguete, y le lleve a incluir el juego en el currículo escolar y en la formación de los futuros maestros, pediatras, etc.”.

Los Miembros del Observatorio Infantil destacan la importancia de este reconocimiento

Por otra parte, los miembros del Observatorio Infantil, expertos en el campo de la pedagogía y la educación, y conocedores de la importancia del juguete para la cultura expresan su satisfacción ante el cambio.

Jose Luis Linaza, miembro del OJI y catedrático de psicología evolutiva y educación en la Universidad Autónoma de Madrid, apunta “Es, sin duda, una modificación muy positiva por el reconocimiento a la importancia del juego y de los juguetes. Podría ampliarse con la referencia a capacidades específicas (intelectuales, afectivas y sociales) para resaltar el valor que el juego tiene en la infancia. A pesar de ello, sigue siendo un avance importante”.

Gonzalo Jover, director del Observatorio del Juego Infantil, da la bienvenida a esta nueva definición en la que se realza el valor del juguete como instrumento a través del cual los niños aprenden a introducirse en el mundo. Pero, sin despreciar, la segunda acepción, la del juguete como objeto con el que se divierten y se entretienen. Ya que justamente el valor del juguete es tan elevado porque favorece que los niños crezcan, se desarrollen y experimenten en un entorno lúdico, en el que se fomentan y potencian sus propias capacidades, desde la felicidad y la motivación”.

PlayMiniland