<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=512899172469810&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

8 Minute read

El yoga es un fantástico aliado de los profesores a la hora de plantear las clases de los niños, ya que no solo es una actividad para realizar diferentes ejercicios que fortalezcan el cuerpo, sino que también lo podemos utilizar como juego y herramienta educativa en la que se estimule a desarrollar las emociones y valores necesarios para motivar un crecimiento emocional positivo en los niños que lo practiquen.
Trabajar las sesiones bajo la metodología del Mindfulness (en la que se inspira la peonza Mindful Kids) ofrece a los profesores una oportunidad única para acompañar a sus alumnos a un estado de atención centrada en pensamientos o sentimientos, con lo que será más fácil llevar a cabo las actividades siguientes del aula gracias a la concentración que alcanzarán al finalizar cada sesión.
Este estado se logra a través de tres factores: el juego activo de MindFull Kids, el autoconocimiento trabajado durante la sesión y el tratamiento de la alfabetización digital.

El yoga para relajación, atención y autoconsciencia de los niños en el aula


Con tan solo 25 minutos de esta potente herramienta educativa, nos aseguramos que se trabaja en clase el desarrollo de 3 inteligencias múltiples fundamentales:


  • Inteligencia Activa y corporal, con la que potenciamos el dinamismo y la capacidad de usar el cuerpo con gran precisión.
  • Inteligencia Emocional, para cuidar de ellas, crecer en empatía y construir personalidades.
  • Inteligencia del Lenguaje, obteniendo una gran capacidad para expresarse y hacerse entender entre los compañeros.

Esta práctica, si se hace de forma habitual conllevará una serie de beneficios para mejorar las dinámicas de la clase.


Beneficios de la metodología mindfulness en las clases


  • Aumenta la capacidad de concentración a través de los ejercicios del juego y la velocidad en que estos se realizan.
  • Mejora la escucha activa y empatía entre los alumnos, al favorecer el juego asambleario.
  • Los alumnos profundizan en el conocimiento sobre sí mismo, con la practica y la canalización de las actividades.
  • En consecuencia, obtienen un mayor equilibrio emocional y psicológico.
  • Entenderse les hace crecer, siendo capaces de expresar más fácilmente sus emociones.
  • El desarrollo del juego implica el trabajo de la paciencia y el respeto por los demás compañeros.
  • Aumenta su bienestar personal.

Como maestra, tu mayor preocupación son ellos: que sean capaces de crecer, aprender y desarrollarse como personas integras y sanas. La practica del Yoga, así como la aplicación de la metodología Mindfulness en las aulas, nos ofrece un gran universo de posibilidades para que ellos puedan trabajar su atención y emociones desde que son bien pequeños.


Además, a vosotras os vendrá también muy bien ser el ejemplo de calma y empatía que ellos necesitan para aprender.