Home Compartir

8 Minute read

Desde Miniland Educational nos unimos a la celebración del Día Universal del Niño, que tiene lugar cada 20 de noviembre, recordando a todos los actores sociales la necesidad de promover la salud, el bienestar y la protección de todos los niños del planeta. Además, queremos incidir especialmente en la necesidad de favorecer y estimular el juego infantil como la mejor herramienta educativa y socializadora.

 El Día Universal del Niño es una fecha que intenta concienciar a los ciudadanos sobre el hecho de que son los más pequeños los más frágiles ante los problemas del mundo. El Día Universal del Niño evoca la necesidad de que la infancia debe tener el derecho a una educación, cuidado y protección independientemente del lugar del mundo en el que haya nacido.

La importancia del juego en la infancia

El juego debe de ser una de las principales ocupaciones del niño. El juego infantil tiene un papel muy importante, ya que a través del juego se puede estimular al niño, además de adquirir un mejor desarrollo en todas sus áreas como son psicomotriz, cognitiva y afectivo-social. El juego en los niños tiene principalmente propósitos educativos y socializadores. También contribuye al incremento de su imaginación y de su capacidad creadora, por lo que es considerado un medio eficaz para el entendimiento de la realidad.

Por medio del juego los pequeños experimentan, aprenden, reflejan y transforman activamente la realidad. Los niños crecen a través el juego, por eso no se debe limitar al niño ni el tiempo de juego ni los recursos que se utilizan para esta actividad lúdica.

 

Cómo se fraguó el Día Universal del Niño

En 1954 la Asamblea General de la ONU recomendó que todos los países instituyeran el Día Universal del Niño, fecha que se dedicaría a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero y se destinaría a actividades propias para promover el bienestar de los niños del mundo. Sin embargo, la Asamblea sugirió a los gobiernos que celebraran el Día en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente.

El día 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea aprobó la Declaración de los Derechos del Niño  en 1959 y la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

Más tarde, en septiembre de 2000, durante la Cumbre del Milenio, los líderes mundiales elaboraron los ochoobjetivos de desarrollo del Milenio (ODM), que abarcan desde la reducción a la mitad de la pobreza extrema hasta la detención de la propagación del VIH/SIDA y la consecución de la enseñanza primaria universal para el año 2015.

Si bien es cierto que los objetivos del Milenio están dirigidos a toda la humanidad, se refieren principalmente a la infancia. UNICEF señala que seis de los ocho objetivos incumben directamente a la infancia y que la realización de los dos últimos también traerán mejoras fundamentales a las vidas de los niños y niñas.

En 2012, el Secretario General de la ONU puso en marcha una nueva iniciativa «La educación ante todo», que tiene como objetivo elevar el perfil político de la educación, fortalecer el movimiento mundial para conseguir una enseñanza de calidad y generar fondos adicionales a través de una mayor promoción.

Se considera que los avances en materia de educación tendrán un impacto importante en todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Así se logrará reducir la mortandad infantil y materna, mejorar la salud, asegurar mayores ingresos a las clases menos pudientes y promover sociedades más respetuosas con el medio ambiente.

Educational School