Home Compartir

Cómo controlar las rabietas de los niños

Miniland Educational: Playing today, for tomorrow

Por Miniland

abril 3, 2017

7 Minutos de lectura

Si tienes un hijo de edad comprendida entre los 18 meses y tres años seguro que has vivido más de un episodio de rabietas. Lo más importante es mantener la calma y que apliques los consejos que te vamos a facilitar para controlar las rabietas.

Tu hijo se tira al suelo y grita, no escucha, no razona, estáis en una situación que se descontrola y tu no sabes muy bien cómo actuar. Es una rabieta típica en niños de 18 mesos a los tres años. Según la revista ‘Temas para la Educación’, “Una rabieta es una forma inmadura de expresar ira o enojo. A menudo, los niños tienen rabietas cuando se sienten frustrados consigo mismos. Una rabieta es una demostración explícita y explosiva (con rabia, con ira) de un malestar, de un desacuerdo

Las frustración suele ser porque no consiguen realizar alguna cosa que quieren hacer o porque sus padres en ese momento no les entienden. En esa situación no saben cómo gestionar la emoción que sienten y la expresan mediante la rabieta. Los niños descubren que una rabieta “saca de las casillas a sus padres y están probando su eficacia”, han aprendido que ante una rabieta reciben una reacción de sus padres, muchas veces es la que ellos desean pero la forma de actuar de los padres no siempre es la más adecuada.

 

Ante una rabieta en la que tu hijo está descontrolado, gritando y no razona, la respuesta de los expertos suele ser:  esperar a que le pase. Esta no es la respuesta que esperáis los padres, sabemos que no es una situación fácil ni para los niños ni para vosotros, pero tiene una explicación. Según la revista ‘Temas para la Educación’, los padres deben de entender que en esa situación sus hijos están mostrando un sentimiento. Ante una rabieta lo más adecuado es esperar a que le pase, intentar hablar con él, sentarnos a su lado y decirle que entendemos que se siente mal. Si ellos notan que somos sus cómplices en ese momento de frustración “será la mejor manera de que vayan comprendiendo el mundo, y lo harán con confianza plena en nosotros”.

 

Tipos de rabietas

Hay una serie de situaciones que pueden provocar que tu hijo tenga una rabieta. En el portal de Educación Infantil y Primaria , Educapeques, hablan de los tipos de rabietas según su causa:

 

  • El cansancio les hace sentirse enfadados y con malestar, los niños lo suelen expresar con una rabieta.
  • Cuando quieren que se le preste atención, tiene un sentimiento de frustración. Normalmente el niño primero intenta otros tipos de comportamiento, si no les funciona, la situación deriva en una rabieta. Lo mejor es ignorarlo y cuando se calme atenderle.
  • Se frustran cuando no consiguen obtener algo o no quieren hacer algo, su frustración también les lleva a una rabieta. Lo mejor es anticiparse y explicarle las cosas. Si igualmente su respuesta es una rabieta le dejaremos unos minutos sin hacerle caso, sin perder los nervios le explicaremos lo que tiene o no tiene que hacer.
  • Los pequeños muestran malestar ante una situación que no les gusta. Durante la rabieta estaremos con él e intentar tranquilizarlo, una vez se haya calmado hablaremos con él.
  • Puede darse la situación que cualquier motivo le produzca una rabieta y necesita descargar tensiones, frustraciones presentes o pasadas. Los padres deben darle muestras de  cariño, ser comprensivos e intentar averiguar cuál es el origen que produce esas rabietas.

Miniland Blogimage 500x180 (9).png

Consejos para controlar las rabietas

Cuando llega el momento de la rabieta no es fácil saber cómo actuar. Los padres muchas veces se bloquean porque ven sufrir al niño y al mismo tiempo ellos también padecen porque no saben si sabrán actuar de la manera correcta. En la revista ‘Temas para la Educación’, señalan algunas pautas que ayudan a los padres a saber cómo enfrentarse a las rabietas:

 

  • Mantén la calma, es muy importante que el niño no se de cuenta que la situación te altera.
  • Cuando esté en plena rabieta “No calmarlo ni darles explicaciones. No gritarle ni pegarle. Lo mejor es dejarlo solo y alejarse de él, dejarlo en un lugar que no sea peligroso”. Si no se ha obtenido ningún resultado es mejor que esté aislado hasta que se tranquilice, y hacerle entender que estará ahí hasta que se le pase.
  • Nunca decirle que es un “niño malo” o “loco”.
  • No ceder, aunque la rabieta sea en público.
  • Una vez está calmado hay que explicarle que esa situación ha sido molesta, que ha afectado a los padres.
  • Debes observar si las rabietas se producen con más frecuencia en determinadas situaciones para poder prevenirlas.
  • Delante de él no anticipes lo que va a ocurrir, ni hables de la rabieta cuando ya se haya terminado, porque con tus palabras el niño se da cuenta de lo que os afecta a los padres una situación de rabieta de vuestro hijo.
  • Es un error dejar de hacer cosas o hacer algunas otras en función de si el niño llora.


Cuando el niño y está en plena rabieta, está expresando una emoción que no sabe gestionar. Utilizar juguetes educativos para niños como los de la colecciónEmociones y Valores  de Miniland, sirven para identificar y comprender las emociones que sienten, a tener confianza en sí mismo y a tener empatía conociendo los sentimientos y necesidades de los demás.

A través de los juguetes educativos los niños no sólo se divierten, también aprenden. Siempre es importante que compréis los juguetes adecuados a la edad y a sus necesidades. En esta etapa de las rabietas, sobre los dos años, en Miniland hemos creado juguetes que estimulan sus sentidos y que favorecen la motricidad global. Con el panel de recompensas  reforzarás su aprendizaje día a día, al enseñarle a realizar correctamente las tareas diarias. Jugar es la mejor manera de aprender y Miniland  apuesta por jugar a identificar las emociones por un mundo mejor.  

 

Educational Family