Home Compartir

9 MINUTOS DE LECTURA

El Mindfulness ayuda a los niños a reducir el estrés y a regular las emociones. Introducir el Mindfulness en la enseñanza, es un proyecto innovador que algunas escuelas ya han incorporado, y que aporta muchos beneficios a los alumnos y a los profesores. Tomad nota de algunos ejercicios que podéis poner en práctica en clase.

Seguro que últimamente habéis oído mucho hablar de Mindfulness y su incorporación en empresas o en los colegios. Es un término que está muy de moda pero que no todos saben concretamente en qué consiste, Mindfulness “como concepto psicológico es la concentración de la atención y la conciencia, basado en el concepto de Mindfulness o conciencia plena de la meditación budista”.

El profesor emérito de Medicina y creador de la técnica de la Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP), Jon Kabat Zinn lo ha popularizado en Occidente. El Mindfulness tiene sus raíces en el budismo pero “se enseña desprovisto de cualquier componente o terminología oriental”.

Mindfulness en los colegios

Hemos entrevistado a la periodista especializada en Mindfulness y Máster en Neurocreatividad e Innovación, Imma Juan, que además es CEO en la aplicación Intimind para practicar Mindfulness desde el móvil. Imma Juan nos dice que "Mindfulness es prestar atención con amabilidad a lo que ocurre instante tras instante, ser consciente de la vida. Cuando pones atención de esa forma especial en tu interior, y en todo lo que te rodea, tu perspectiva cambia”.

Imma realiza cursos para profesores y nos comenta que en infantil ya se pueden hacer prácticas cortas de Mindfulness con los alumnos. “Cuando son tan pequeños se busca principalmente favorecer el concentrar la atención y aprender a relajar el cuerpo”. Considera que “los profesores muestran especial interés en Mindfulness por lo que respecta al entrenamiento de la atención, ya que vivimos en un mundo con mucha dispersión y eso hace mella en los niños. También les interesa mucho mejorar el ambiente de la clase a través del cultivo de la empatía hacia los demás. Esta es una habilidad que se entrena con la atención plena”.

El Mindfulness aporta muchos beneficios en los niños, Imma Juan nos señala que se ha demostrado que Mindfulness es eficaz para:


Miniland Blogimage 500x180 (4)-1.png

Imma Juan nos comenta  que “hace unos meses estuvo en España el creador del Método para la Reducción del Estrés con técnicas de Mindfulness, Jon Kabat Zinn y dijo que si queremos que nuestros niños practiquen Mindfulness los adultos también tenemos que ponerlo en práctica. Tenemos que tener en cuenta que los  niños aprenden más de lo que hacemos que de lo que les decimos”. Imma considera que el Mindfulness no puede ser una asignatura, “los profesores y también los padres pueden conocer en qué consiste a través de talleres y, cuando ellos lo integren en su vida cotidiana, lo pueden trasladar dentro del aula”. Además, el Mindfulness también aporta muchos beneficios en los maestros los profesores tienen un oficio muy estresante y la práctica de mindfulness les puede aportar una nueva perspectiva desde la que afrontar sus vicisitudes. También una mirada más apreciativa del trabajo que desarrollan, de ellos mismos y de su alumnado”

Ejemplos de ejercicios de Mindfulness en el aula

Si queréis incorporar el Mindfulness en vuestro proyecto educativo, a continuación os mostramos algunos ejercicios que Imma Juan nos ha recomendado para que podáis poner en práctica en clase :

  • Cuando los alumnos vuelven del patio después de haber jugado mucho, podéis hacer un ejercicio que contribuye a calmar los ánimos para continuar con las tareas escolares. El maestro les pedirá a los alumnos que se sienten y estén cómodos en sus sillas, después les ayudarán a que se centren en la respiración durante uno o dos minutos. Pueden tener los ojos cerrados o abiertos y no tienen que dejar de pensar, sólo dejarse mecer un poco por su propia respiración.

  • También se puede realizar un ejercicio con alguna visualización. Tras prestar atención a la respiración, el maestro pedirá a los alumnos que visualicen un lugar conocido o imaginario en el que pueden estar completamente seguros, tranquilos y relajados. Preguntarán ¿Cómo es el lugar?¿Cómo se sienten? ¿Cómo sienten el cuerpo? Luego se pondrá la atención en el vientre y se observará cómo se infla y desinfla con la respiración. Poniendo atención en la respiración y en los movimientos del abdomen se aprenderá a ir a un lugar tranquilo.

Otros ejercicios que también podéis practicar en clase, que aconsejan en la web de Educo , para que los niños calmen la mente y puedan ejercitar la concentración son los siguientes:  

  • Se coge una pieza de fruta con la mano y se mira como si fuera la primera vez. Por turnos los alumnos van describiendo cómo es o cómo huele. Después cierran los ojos y empiezan a comer la fruta y a disfrutar del sabor, del olor y del sonido que hace en la boca. Además de divertirse, este ejercicio les ayudará a los alumnos a concentrarse en una sola cosa usando todos sus sentidos.
Miniland Blogimage 500x180 (5).png
  • El alumno se sentará con los ojos cerrados. El maestro hace sonar un timbre, una campana o un palo de lluvia. Hay que pensar sólo en el sonido hasta que haya desaparecido por completo. El ejercicio ayudará a relajar a los alumnos y les servirá para agudizar el oído.

Consejos para practicar Mindfulness

Cuando pongáis en práctica en el aula ejercicios de Mindfulness hay una serie de pautas que son recomendables seguir. La Psicóloga y Psicopedagoga, Teresa Arévalo, señala las siguientes en su web y es muy interesante que los tengáis en cuenta:

  • Elegid momentos fijos para practicar Mindfulness, los mismos días de la semana a la misma hora. Los niños de 4 a 5 años tendrán suficiente con unos 4 o 5 minutos, para los mayores se recomienda entre entre 5 y 15 minutos. Practicando regularmente el Mindfulness se observarán los resultados.

  • Al principio se recomienda estar en un lugar tranquilo para no tener interrupciones.

  • Mostrar una actitud lúdica, con humor, de aventura y relajada.

  • Se pueden repetir los ejercicios que sean fáciles o que les resulten atractivos a los niños, porque aunque sea el mismo ejercicio la experiencia personal puede cambiar.

  • A los alumnos les motiva mucho que el adulto haga los ejercicios con ellos y comparta la experiencia.

  • Es importante que el maestro valore el esfuerzo del niño y que le diga que lo está haciendo bien.

  • Al terminar los ejercicios preguntadles a los alumnos por sus experiencias para que os cuenten sus sensaciones.

El Mindfulness favorece al desarrollo de la inteligencia emocional y en el aula aporta muchos beneficios tanto a los alumnos como a los profesores. Además de practicar ejercicios de Mindfulness, en el aula también es muy positivo para los alumnos que organicéis actividades para potenciar las habilidades naturales de los niños  entre las que se encuentra la habilidad para el control de las emociones, lo podéis hacer a través de ejercicios o de juegos educativos como los que desarrolla Miniland para que los niños gestionen los sentimientos y las emociones.

Educational Family