Home Compartir

9 Minutos de lectura

Los niños deben aprender a leer y escribir pero también a controlar y gestionar sus emociones. Aplicar la educación emocional tanto en el aula como en casa ayudará al desarrollo intelectual del niño.

La educación y el aprendizaje de los niños es una de las principales preocupaciones de los padres y también de los maestros. Es importante que los alumnos vayan adquiriendo conocimientos académicos sin dejar de lado otros tipos de aprendizajes como es la gestión de sus sentimientos. Tal y como explica la psicóloga educativa, Clara Aladrén Bueno“Los niños tienen que aprender a pensar antes de actuar, a controlar su agresividad y su ira, a identificar por ejemplo cuando están tristes o contentos… Y todo esto se consigue educándolos emocionalmente desde pequeños.

Solamente así serán más felices y sabrán adaptarse a las diferentes situaciones por las que les irá llevando la vida”. Según Educapeques, el Portal de Educación Infantil y Primaria, la educación emocional es importante para el niño porque:

  • Serán alumnos cognitivamente más eficaces con mayor concentración y con menores interferencias afectivas.

  • Será un ingrediente importante en su éxito personal y profesional.

  • Aumenta la motivación, la curiosidad y las ganas de aprender.

  • Amplía la agudeza y profundidad de la percepción e intuición.

La inteligencia emocional no es innata del niño, se consigue a través de las vivencias y de las relaciones, de ahí que sea tan importante el papel de los padres y también de vosotros los maestros en su desarrollo emocional. Mª José Roldán, Psicopedagoga y Pedagoga Terapéutica señala que primero deberás establecer el momento adecuado para trabajar las emociones y después tendrás que marcarte unos objetivos. MºJosé Roldán también muestra algunas actividades que puedes desarrollar en el aula para trabajar la educación emocional:

  • Busca actividades para trabajar la conciencia corporal y compararlas con emociones un ejemplo sería sentir mariposas en el estómago.

  • Realiza actividades de relajación, como respiraciones lentas y profundas que permitan al alumno calmarse y dejar el estrés a un lado.

  • Los ejercicios dirigidos pueden cambiar el estado físico y emocional de los estudiantes.

  • Invita a tus alumnos a expresar sus emociones, se puede hacer a través de colores.

Los juegos siempre son muy importantes en tu trabajo, te ayudan a que los niños aprendan y además permiten que identifiquen sus sentimientos. En Miniland te proponemos Emotiblocks para que el alumno se  familiarice con las primeras emociones. Es un juego galardonado con cuatro Premios a Nivel Internacional que podrás utilizar con niños a partir de los 2 años. Está compuesto por 6 personajes a los que los niños pueden asignarles diversas personalidades con las piezas de cabezas que representan diferentes emociones, pelos y cuerpos intercambiables. Emotiblocks está dentro de la colección Family Games , en la que encontrará contenidos muy demandados por centros educativos y padres que están preocupados por la educación emocional y en valores.

Tu trabajo en el aula siempre debe estar reforzado por la colaboración de los padres. La psicóloga Clara Aladrén Bueno señala que los padres deben conocer y gestionar sus propias emociones, empatizar y escuchar activamente a sus hijos, animarles a que expresen sus emociones con palabras y a través del juego. Tu trabajo, el de los padres y los juegos educativos harán que la educación emocional del niño sea un éxito.

Educational School