Miniland, en su compromiso con la educación, participó como patrocinador principal de la jornada que tuvo como lema “Escuchar para enseñar” el pasado sábado 26 de febrero en el Palacio de Congresos de Valencia.

¿Qué tienen en común Mar Romera, Jose Antonio Fernández Bravo, Heike Freire, Miguel Ángel Santos Guerra, Francesco Tonucci, el grandísimo equipo de La Pizarra Formación y los 1.400 docentes que se reunieron el pasado sábado en el Palacio de Congresos de Valencia? Sin duda, su pasión y el compromiso con la educación de los niños y las niñas; el respeto hacia los más pequeños, el amor a su trabajo, hacia la infancia y su inmensa vocación.

Esta jornada, que partía del lema “Escuchar para Enseñar”, lo tuvo presente en cada uno de las charlas que nos regalaron los ponentes. Fue espacio de consejos, reflexión, y por qué no decirlo, motivación, para un colectivo que no lo ha tenido nada fácil durante estos últimos cursos y cuya labor no ha sido lo suficientemente valorada.

Para Mirarte Mejor, el evento

El evento comenzó con la actuación de los niños del Proyecto Balletvale+, una iniciativa de Esther Mortes, Marcia Castillo y Patricia Morán, que organiza grupos de ballet adaptado para niños con necesidades motoras especiales, que ha sido plasmado en el documental Siete Leguas, galardonado en numerosos festivales internacionales. Y este fue sólo el punto de partida para un día lleno de emociones en el que Beatriz Villarreal, directora pedagógica de La Pizarra nos dio la bienvenida; Teresa Martínez Peral, directora Territorial de la Fundación Anar, nos habló de la grandísima labor de su fundación en la protección y defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en situación de riesgo y desamparo. Por su parte, Rebeca Villalba nos introdujo a lo que sería el gran tema de la jornada: “La escucha que quiero: No más llamadas perdidas”, poniendo de manifiesto la gran responsabilidad de los docentes, plasmada en una frase para recordar: “Los niños nos aprenden a los maestros”.

José Antonio Fernández Bravo habló de “Mirar, oír, ver y escuchar” y de la importancia de hacerlo desde los ojos y los oídos del que nos ve y nos escucha en la clase, es decir, los niños. Ello debe hacerse desde el respeto y la empatía: “Escuchar es preguntarse por qué hacen lo que hacen y por qué dicen lo que dicen.”

Miguel Ángel Santos Guerra trató el difícil tema de la evaluación. Su ponencia “Evaluar con el corazón” invitó a la reflexión sobre cómo el papel del maestro puede ser clave en la autoestima de los niños, a través de ejemplos muy concretos y el peligro de la profecía autocumplida; decirles a los niños: “tú no vales” entraña el riesgo de que se haga realidad. Pero el papel del docente pasa por ayudarles a convertirse en su mejor versión, tema en el que también profundizó Tonucci, a través de las referencias a Mario Lodi.

Tonucci, que conectó vía streaming desde Italia por motivos ajenos a la organización, trató en detalle la participación infantil y el papel de los niños como sujetos activos de derechos, ratificados por la Convención de los Derechos del Niño, y no como meros objetos pasivos, siendo la escucha activa y la empatía el primer paso para la participación.

Durante la tarde, Heike Freire habló de “el Momento interior” y de la dificultad de concentrarse en una sociedad hiper estimulada y llena de ruido, lo que hace necesario facilitar entornos de aprendizaje que inviten a los niños a relajarse, concentrarse y desarrollar su creatividad en todo su potencial.

A lo largo de la jornada, también se contó con la participación de otros miembros del claustro de la Pizarra, como Felipe Perea, Patricia Vicente o Ana Gómez, que desarrollaron el tema de “La escucha que quiero”, desde diferentes perspectivas y puesta en escena.

El colofón fue la intervención de Mar Romera, un soplo de aire fresco desde la pasión de una vida dedicada a la enseñanza y que puso de manifiesto la importancia de las/os seños como referente para los niños, más allá de la presión de los currículos educativos.

  • Agáchate; mírales a los ojos, ¡que no se te escape uno!
  • Escúchalos. Pero, escúchalos de verdad.
  • Déjalos que jueguen, pero que jueguen; recupera el concepto de juego infinito.
  • ¡Ya lo estáis haciendo bien!

Estas fueron sólo algunas de las ideas que trasladó durante su intervención, que dejó un mensaje que todos los buenos maestros y maestras ya conocen: Lo más importante es que los niños se sientan queridos. Los conocimientos pueden olvidarse, pero los sentimientos, la experiencia en el cole, la relación con los profes, con los compañeros, es algo que irá en sus corazones toda su vida y es una gran responsabilidad.

Finalmente, el día se cerró con la actuación de Sergi Morales, que levantó a todo el palacio de Congresos al son de la música y de una idea común.

Miniland en Para Mirarte Mejor

Desde Miniland, sólo tenemos palabras de agradecimiento por haber podido formar parte de este día tan inspirador, como patrocinadores principales.

Asimismo, recordar a los profes que participaron en el concurso desarrollado en el photocall del congreso, que muy pronto anunciaremos los ganadores de los tres lotes de juguetes educativos Miniland para promover la educación emocional a través de Instagram: @miniland_educational_ y @lapizarraformacion.

Producto relacionado